23 Nov Actualidad del mercado asegurador argentino

Si analizamos el crecimiento interanual de las Compañías de Seguros podríamos concluir que el Mercado asegurador presenta un marcado crecimiento, que se visualiza principalmente en aquellas Compañías mejor posicionadas desde su situación patrimonial, esto acompañado de una toma de conciencia por parte de un sector de la sociedad que advierte de la necesidad de tener cubiertos todos sus riesgos, tanto personales como patrimoniales, permite vislumbrar un futuro con mayor tranquilidad en lo que respecta a la evolución de la ventas de productos.
A pesar de esto debemos tener presente que durante los últimos 5 años, la actividad aseguradora argentina ha venido luchando con la inflación en un contexto de presión en los márgenes fiscales, expansión monetaria y disminución de las reservas internacionales, conllevando todo ello a un nivel de inflación promedio anual del orden del 23%, de acuerdo a estimaciones del sector privado, la inflación llegó a un pico del 28% anual en 2013, mientras que durante el primer trimestre de 2014, la misma ascendió a 12,7%.
En ese contexto, las compañías de seguros generales han visto un deterioro sostenido en sus niveles de rentabilidad real y en sus perfiles crediticios en general, las Aseguradoras no encuentran instrumentos financieros para que sus reservas le ganen la carrera a la inflación.
Con esta tasa de inflación real y sin instrumentos que la compensen, hoy el mejor negocio para una aseguradora es convenir juicios por vía administrativa sin llegar a la instancia judicial evitando pagarlos mas adelante a un costo desconocido por lo que es conveniente que la compañía seleccionada tenga la solvencia necesaria como para afrontar los reclamos y evitar litigios por vía judicial.

“La inflación también produce situaciones de fricción entre aseguradoras y asegurados ya que el valor asegurado se encuentra por debajo del valor asegurable.
Los casos de infra-seguro en los que las sumas quedan desactualizadas por efecto de la inflación usualmente salen a la luz ante la ocurrencia de un siniestro, cuando ya es tarde para resolver el problema”.

El retraso tarifario y el infraseguro son dos problemas tremendamente actuales que es necesario tener en cuenta al momento de contratar o renovar un seguro.